Responsabilidades domésticas… ¿Cómo las vivimos?

responsabilidades-hogar-vidassexuadasAl ver esta imágen circulando por las redes sociales tuve sentimientos encontrados, por un lado entiendo que reivindica la necesidad y el deseo de tener vida más allá del hogar… y al mismo tiempo rechazo el desprestigio de la vida doméstica, rechazo el menospreciar la faceta de “ama de casa” o de mujer que ocupa parte de su tiempo (más o menos) dentro de la vida doméstica, ya sea una labor elegida a conciencia o desempeñada porque como mujer “es lo que toca”.

Las responsabilidades domésticas y familiares son un gran apartado en la agenda de cualquier madre… También los padres, algunos, cada vez más, se están implicando en la vida del hogar, pero por mucho que haya una nueva cultura de convivencia en pareja, donde unas y otros compartimos tanto las tareas menos “agradecidas” como también los cuidados y atenciones parentales y mútuos… por mucho que las parejas intentemos gestionar y llevarlo de una manera más o menos equilibrada, las mujeres, muchas de nosotras, tenemos un chip doméstico especial.

Esta tendencia a la responsabilidad en el mantenimiento logístico del hogar la podríamos llamar un caracter sexual terciario, usando una terminología sexológica, y no es innato, ni genético, ni es un instinto, ni un mandato divino. Es un rasgo sexuado que vamos cultivando desde bien pequeñas desde aquellos juegos con cocinitas, cacharritos, carricoches y nenucos. Hay unos años en los que se mantiene como aletargado, hasta que cuando empiezas a convivir con tu pareja va despertando poco a poco y por fin eclosiona cuando te conviertes en madre, en parte de una familia, de un hogar.

Quizás no tenga sentido renegar de las responsabilidades, preocupaciones y obligaciones domésticas, porque quién las tiene saben que son parte de una misma, y no es algo fácil dejar de ser una misma. ¿Y si en lugar de rechazar el rol de “maruja” o “marujo”, tratamos de ver su valor, su importancia en la vida familiar? ¿Y si tomamos lo que para algunxs es un insulto, como un piropo, una realidad, una parte de la propia identidad, ni peor ni mejor que la identidad profesional?

Hay funciones, labores, roles, momentos… cotidianos y no cotidianos, que no nos llenan o no nos satisfacen como otros. Pero disfrutar del rol de cuidados familiares y valorar los trabajos domésticos no tiene por qué estar reñido con ser una buena profesional o con ser valorada en otros ámbitos. Pero no vamos a engañarnos, la mayoría de nosotras vive una especie de bipolaridad en la que por un lado siente que tiene que tener las cosas de cosa siempre en su sitio y listas para revista, y por otro lado le reconcome una sensación de pérdida de tiempo y energías que podríamos emplear en actividades más provechosas o valoradas. Así que cuando evaluamos y vemos que se atiende más un lado y que se está desatendiendo el otro,  entonces nos sentimos mal. Y cuando para variar atendemos el otro, estamos desatendiendo el uno, así que más de lo mismo. Podríamos hablar una lucha interna entre el rol de mujer “tradicional” y el rol de mujer “independiente” en las mujeres en estas últimas décadas.

La realidad es que no todas las mujeres quieren tener una carrera profesional o quieren pasar tiempo lejos de sus familias… “Una cocina impoluta no es el símbolo de una vida desperdiciada”, sino una ofensa a su labor como cuidadoras, criadoras, madres, trabajadoras no remuneradas ni aseguradas sin paro ni jubilación… sin la valoración ni respeto de otros y otras.

¿A tí te llenan por igual ambos roles? ¿Te llena uno más que el otro?…. Para las mujeres que trabajan fuera y dentro de casa, la clave está en saber encontrar el equilibrio, cada una el suyo. Puede ser un buen trabajo de crecimiento personal, plantearse cómo están afectando estos dos polos en el propio bienestar personal y de la pareja. Pensar sobre ello es el primer paso para darse cuenta de si esta bipolaridad de roles es algo que está detrás de otros malestares… y si es así, pararse a reflexionar e intentar encontrar el punto de equilibrio personal.

¿Súper mujeres? No, gracias. Mujeres en constante cambio y crecimiento, que ya es bastante.

VidasSexuadas.com es una proyecto de Educación, Asesoramiento y Terapia

¿Quieres resolver dudas íntimas?
¿Tenéis dificultades de pareja?
¿Quieres mejorar tu vida sexual?

Atención Terapéutica. Consulta de Psicología, Sexología y Parejas en Oviedo, Gijón y Online, donde realizamos Psicoterapia, Terapia sexual y Terapia de pareja.

Educación y Formación. Conoce nuestra Oferta Formativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: