Los Derechos Sexuales son Derechos Humanos

derechos sexuales

Un 10 de diciembre de hace 64 años (1948) se firmó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Un gran paso para la humanidad, a pesar de que muchos de esos derechos no son respetados como desearíamos, ni aquí ni en otros sitios del mundo. Tengamos presente y luchemos por cumplir esa declaración con sus 30 artículos, porque son la llave a un mundo mejor.

La Declaración Universal de Derechos Humanos habla de igualdad y de dignidad como seres humanos, todos y todas siendo diferentes merecemos los mismos derechos. Una declaración de “intenciones” que sirve de brújula para orientarnos y delimitar lo que está dentro de los valores que respetan la integridad y la dignidad física, psíquica y social de cada uno de los seres humanos, y lo que contrariamente supone la violación de nuestros derechos fundamentales.

“Los derechos humanos son un proyecto de la inteligencia, una ficción ética que esperamos que se haga realidad.” (La lucha por la dignidad. Jose Antonio Marina y María de la Válgoma)

Lo que llamamos “un derecho” no es algo que se otorga por igual a unos y a otras, históricamente nada nos viene dado, los derechos se luchan y a veces se consiguen, y llegado el caso, se defienden para no perderlos.

Milú Vargas, jurista y feminista nicaragüense, tiene un ensayo crítico sobre los Derechos Sexuales y Reproductivos y los Derechos Humanos, sus antecedentes y su evolución histórica y social, así como las trabas para su cumplimiento. “Los derechos sexuales y reproductivos se pueden resumir en una frase: Toda persona tiene derecho a decidir con quién, cuando y cómo tiene, o no hijos y relaciones sexuales. Son los derechos que garantizan la libre decisión sobre la manera de vivir el propio cuerpo en las esferas sexual y reproductiva.

En 1997 en el marco de un Congreso Mundial de Sexología se redactó la Declaración Universal de Derechos Sexuales, aprobada por la Asociación Mundial de Sexología en 1999, según la cual los Derechos Sexuales son Derechos Humanos fundamentales y universales.

  • La sexualidad es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Su desarrollo pleno depende de la satisfacción de necesidades humanas básicas como el deseo de contacto, intimidad, expresión emocional, placer, ternura y amor.

  • La sexualidad se construye a través de la interacción entre el individuo y las estructuras sociales. El desarrollo pleno de la sexualidad es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social

  • Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad, dignidad e igualdad inherentes a todos los seres humanos. Dado que la salud es un derecho humano fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico. Para asegurar el desarrollo de una sexualidad saludable en los seres humanos y las sociedades, los derechos sexuales siguientes deben ser reconocidos, promovidos, respetados y defendidos por todas las sociedades con todos sus medios. La salud sexual es el resultado de un ambiente que reconoce, respeta y ejerce estos derechos sexuales.

 Ver artículos Declaración Derechos Sexuales

 Esta declaración tiene mucho que ver con el concepto de salud sexual cuya definición más conocida es la de la OMS: “Salud sexual es un estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; no es meramente la ausencia de enfermedad, disfunción o debilidad. La salud sexual requiere un acercamiento positivo y respetuoso hacia la sexualidad y las relaciones sexuales, así como la posibilidad de obtener placer y experiencias sexuales seguras, libres de coerción, discriminación y violencia. Para que la salud sexual se logre y se mantenga los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y cumplidos.” (OMS 2002), que ha sido objeto de críticas.

Teniendo en cuenta que la idea de sexo que tanto la ONU, como la APA (Asociación Americana de Psiquiatría) tienen: sexo como conducta, con relación, como contacto genital y coital, su definición de salud sexual va por ese camino. Echo en falta tanto en el concepto de salud sexual de la ONU como en la Declaración de Derechos Sexuales de la Asociación Mundial de Sexología, referencias a otras dimensiones del Hecho Sexual Humano más allá del contacto corporal intergenital o coital.

Según la concepción sexológica del Hecho Sexual Humano, somos seres humanos, sociales y sexuados (en masculino y en femenino), también sexuales, eróticos, amantes y procreativos… Y estas dimensiones del sexo son parte fundamental de nuestras vivencias y nuestras relaciones interpersonales… merecen respeto y valoración, por ser tan inherentes a la vida humana y tan dignas como las que aparecen en la famosa Carta de Derechos Humanos. Los Derechos Sexuales no solo deben abarcar lo relacionado con lo erótico, lo amoroso, lo conductual… sino lo relacionado con la propia identidad como mujer o como hombre y las sexualidades femeninas y masculinas.

Uno de los Derechos Sexuales es el “Derecho a la Educación Sexual Comprensiva: Este es un proceso que dura toda la vida, desde el nacimiento y debería involucrar a todas las instituciones sociales”. Una educación comprensiva y respetuosa con la infinita diversidad de biografías sexuales, sexuadas y eróticas, con el objetivo de que cada mujer y cada hombre se conozca como ser sexuado a nivel biopsicosocial, se acepte con sus dfierencias y sus peculiaridades, y sea capaz de expresar su erótica tanto a nivel individual como en lo relacional, potenciando lo positivo y deseado, y evitando lo negativo e indeseado, pudiendo desarrollar una biografía sexual plena.
Esto incluye por supuesto el derecho a vivir y desarollar la propia identidad de mujer u hombre, sin importar qué genitales se tienen,

Hace unos días se ha sabido que el manual de referencia en el diagnóstico de transtornos mentales de la APA , en su edición DSM-V de 2012, ha eliminado la Transexualidad de su lista de “Trastornos de la identidad sexual”. La homosexualidad dejó de ser considerada transtorno en 1973, en el DSM-IV, y hubo que esperar hasta 1990 para que la ONU también lo eliminara de su propio manual. Se van dando pasos en la despatologización de la diversidad sexual, diversidad natural resultado de la propia variedad interpersonal y la intersexualidad de los seres sexuados.

Como bien plantea el sexólogo Samuel Díez  “En situación de transexualidad no es el cuerpo quien se equivoca, sino la mirada de quien lo observa. Y es que no nacemos en un cuerpo. Somos cuerpo. Los cuerpos no se equivocan (tampoco aciertan). Sencillamente son lo que son. Si de la diversidad se hace un problema y no la fuente de riqueza que de hecho es, entonces es cuando surgen variadas y persistentes equivocaciones. Pero, desde luego, no en el cuerpo.”

Todxs somos diferentes y valiosos, todxs merecemos que se respeten nuestros Derechos Humanos que han de incluir los Derechos Sexuales como fundamentales para un vida no solo digna, también feliz. Todxs iguales, todxs diversos.

cuerpo trans

VidasSexuadas.com es una proyecto de Educación, Asesoramiento y Terapia

¿Quieres resolver dudas íntimas?
¿Tenéis dificultades de pareja?
¿Quieres mejorar tu vida sexual?

Atención Terapéutica. Consulta de Psicología, Sexología y Parejas en Oviedo, Gijón y Online, donde realizamos Psicoterapia, Terapia sexual y Terapia de pareja.

Educación y Formación. Conoce nuestra Oferta Formativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: