Sexualidad, Erótica y Diversidad en el otoño de la vida

erótica-del-otoño-vidassexuadas

Si quisiéramos continuar, con la primera idea que se nos pasara por la cabeza, la siguiente frase, “La sexualidad de las personas mayores es…”, ¿qué diríamos? Es muy probable que algo parecido a ésto ” “La sexualidad de las personas mayores es cosa del pasado”, o no importa, no existe, es rara, es aburrida, es cosa de viejos/as verdes…

  •  ¿Qué es la sexualidad?

La sexualidad es una cualidad propia de los sujetos sexuados, presente en todxs los hombres y todas las mujeres. Un error frecuente es confundir sexualidad con erótica (deseos y necesidades de contacto placentero) y con genitalidad (uso y disfrute con esas partes del cuerpo). La sexualidad humana tiene varias dimensiones: Relacional, Recreativa y Reproductiva, resultado del hecho y vivencia de ser sexuados: hombres o mujeres, deseantes y deseables.

Nuestra identidad femenina o masculina, nuestra orientación del deseo, nuestra forma de vivirnos y presentarnos ante el mundo como hombres o mujeres es parte de nuestra sexualidad, de nuestras vivencias… Es parte de nuestra biografía sexuada, una biografía atravesada por el “sexo que se es” y que siempre somos… una forma de ser, sexuados, que además nos lleva a querer encontrarnos, ya sea para pasar un buen rato, para disfrutarnos, para vincularnos, para emparejarnos, para perpetuarnos, para trascender…

Sólo una dimensión de la sexualidad se agota con la edad: la dimensión reproductiva. Mientras que la capacidad y la necesidad de cultivar las relaciones -eróticas y afectivas- y los placeres -carnales y sentimentales- no desaparecen al hacernos mayores… simplemente cambian. Como cualidad biopsicosocial, la sexualidad siempre está cambiando, siempre en construcción… mediada por los cambios corporales y psíquicos del envejecimiento, así como por todo lo social que enmarca la propia vida de cada uno/a.

  • Vidas diversas y cuerpos diversos

 “Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias” (Eduardo Galeano)

Somos vidas sexuadas, vidas hechas de historias y vivencias que dan sentido, forma y humanidad a nuestras potencialidades biológicas. Cada biografía es única… los años vividos equivalen a experiencias vividas que van haciendo nuestras “mochilas” más y más diferentes.

En el ciclo de la vida el envenjecimiento es un proceso biológico, acompañado de una vivencia personal totalmente mediada por variables sociales. Es un proceso continuo, diferente en cada persona, que comienza alrededor de los 30-35 años. Sociológicamente se habla de vejez a partir de los 65 años, aunque pasar la barrera de la vejez depende de muchos factores: estado físico de salud, estado mental, actividad o inactividad social, estado laboral-jubilación, contexto social, situación familiar, estado sentimental … Pero sobretodo, depende de cómo uno/a se sienta.

Los cuerpos envejecen pero ninguno envejece igual. Además, la presencia enfermedades y la toma de medicación (con efectos secundarios indeseados) originan alteraciones anatomofisiológicas, que pueden ser un factor causante de cambios en las fases de la respuesta sexual: deseo, excitación y orgasmo. Si a ésto le añadimos la posible presencia de alguna discapacidad, nos encontramos con más cambios que aprender a gestionar.

En la película La vida empieza hoy (dir. Laura Mañá y protagonizada por Rosa María Sardá) un grupo de hombres y mujeres de la tercera edad asiste a clases de crecimiento erótico y amatorio, para continuar teniendo una vida plenamente placentera en lo amoroso y en lo carnal. En ellas comparten deseos y preocupaciones. “Pepe, tiene dificultades con le erección, quiere volver a ser el hombre que era, la jubilación ha supuesto muchos cambios; Herminia cree que es incapaz de sentir placer, pero descubre que su problema ha sido estar siempre con el hombre equivocado. A Julián le gustan las mujeres y sobre todo Herminia. Ambos se entienden tan bien en la cama, que deciden emprender una relación puramente eróticofestiva; Juanita tiene la certeza de que se va a morir, pero cuando se separa de su difunto marido, decide rehacer su vida… En la clase de sexo, Olga, la profesora, les ayuda a hacer frente a esos problemillas generados por la edad. Pero para eso, tendrán que hacer los deberes..”

La llave a los disfrutes y placeres en encuentros compartidos, suele ser conocer, de antemano, los cambios físicos que se producen con el tiempo; y re-aprender a erotizarse, excitarse y gozar restando protagonismo (si lo tuvieran) a las penetraciones y abrirse (si aún no se estaba abierto/a) a otras formas de darse placer; despedirse (si aún no se habían despedido) de la búsqueda del orgasmo como fin primordial, y dar paso a las sensaciones sin prisas ni metas. En el autoerotismo, igual que en el erotismo compartido, es necesario contar con un espacio donde podar dar rienda suelta a esa intimidad… sin intromisiones inesperadas… ni punitivas.

Es tiempo de sacar del baúl aquellas fantasías, recuerdos y deseos que no se pudieron disfrutar en los años productivos y reproductivos, bien por falta de tiempo, bien por exceso de presiones para desenvolverse dentro de los límites de una erótica normativa… Ya sabemos que las normas, en la cama, están para seguirlas o saltárselas, como se quiera. Así que con más tiempo libre, sin la posibilidad de embarazo no deseado (en relaciones hetero) y con algunas dificultades en la respuesta excitatoria de los genitales, en realidad, se abre todo un mundo de posibilidades sensoriales y afectivas, sin prisas y sin metas.

  • Doble tabú

Las parejas lesbianas y gais suelen enfrentarse a un doble tabú: por ser mayores y por ser homosexuales. Aún así, hay hombres y mujeres luchadoras y valientes, como Edie y Thea. “Edie Windsor y Thea Spyer se conocieron en Nueva York en los años sesenta en un contexto socio-histórico de lucha social y discriminación. En 1993 pudieron registrarse como pareja de hecho y catorce años más tarde, se casaron en Canadá. Habían estado esperando este momento durante 42 años. Batalladora y encantadora pareja de lesbianas que cuentan a través de sus fotos su historia de amor.”. Un largo compromiso es el documental que narra su historia, filmado durante los dos últimos años de vida de Thea Windsor, quien sufría esclerosis múltiple.

edith-and-tea-vidassexuadas(Edith y Tea)

  • La sed de piel es sed de vida

“Un bebé o un niño que no es acariciado no crece y muere; un jóven no acariciado se enfada; un adulto que no es acariciado, entristece, y una persona mayor que no es acariciada, enferma”. (Santiago Frago, sexólogo)

Y es que los mayores tienen erótica, una erótica tan especial y única como la erótica de cada unx de nosotrxs. Sus mentes necesitan ser estimuladas, en lo intelectual, y aún más en lo emocional, en lo sensorial… sus cuerpos desean y necesitan ser acarciadxs. Otra cosa es el empeño social por dejar sus eróticas a un lado, por no verlas e incluso invisibilizarlas, por menospreciarlas e incluso despreciarlas.

 ¿Porqué, pues, Eros a cierta edad tiende a desaparecer?

¿Será que la costumbre está en éste más arraigada que en otros campos, o que la posibilidad de la procreación sigue vigente por debajo de la conciencia, o que se valora, más que la opinión de los ancianos, la de sus hijos o sus nietos, convencidos de que el sexo los convierte en viejos verdes y en viejas locas? ¿Por qué una época que tanto propicia el sexo y su ejercicio en los adolescentes, lo regatea y finge escandalizarse ante el de los ancianos? (Antonio Gala)

Los mayores siguen siendo capaces de desear, de relacionarse eróticamente, de disfrutar en el contacto cuerpo a cuerpo, de cultivar el autoerotismo; siguen necesitando afecto y cariño; siguen deseando gustar, agradar, despertar emociones y sensaciones; siguen queriendo ser atrativxs, seducir y ser seducidxs; siguen podiendo amar y ser amados, enamorarse y emparejarse, gozar y difrutar del amor y sus frutos. Y digo “siguen”, porque la expresión erótica, tanto imaginaria como conductual, que se haya desarrollado antes de que los procesos de envejecimiento se inicien, va a determinar como vivan su erótica en la vejez.

El tratamiento de su sexualidad por parte de las personas que están alrededor, ya sean seres queridos o personal de residencias.. puede hacer que vivan su erótica y su sexualidad con culpa, o vergüenza, o insatisfacción, o al contrario, con naturalidad, orgullo y placer. No son “como niñxs”, si tienen autonomía para gestionar el resto de parcelas de su vida, también la tienen para desenvolverse en los terrenos amorosos y eróticos, relacionales y recreativos. Respetemos su capacidad y deseo de ser, hacer, salir, entrar, desear, buscar, probar, jugar, bailar, conversar, intimar… Algún día, si llegamos, ocuparemos su lugar.

VidasSexuadas.com es una proyecto de Educación, Asesoramiento y Terapia

¿Quieres resolver dudas íntimas?
¿Tenéis dificultades de pareja?
¿Quieres mejorar tu vida sexual?

Atención Terapéutica. Consulta de Psicología, Sexología y Parejas en Oviedo, Gijón y Online, donde realizamos Psicoterapia, Terapia sexual y Terapia de pareja.

Educación y Formación. Conoce nuestra Oferta Formativa

 

diversion-placer-edad-vidassexuadasPic 1 del Proyecto Somos como somos
Pic 2 Edie and Thea extraída de “50 fotos más románticas de todos los tiempos”
Pic 3 de Leclownlirique con texto de Vidas Sexuadas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: