Los juegos de Eros: caricias, retoces, aventuras y travesuras

intenta-que-el-niño-que-fuiste-nunca-se-avergüence-del-adulto-que-eres-vidassexuadas¿Ya has puesto en marcha alguno de los buenos propósitos para este año que empieza? Éste de la imagen me hace pensar en varias cosas que nos diferencian a adultxs y niños… y varias cosas que nos unen sinérgicamente. Las personas pequeñas (me gusta esta manera de acentuar que siendo niñas/os, no dejan de ser personas… se van haciendo personas) son más libres que las adultas, más imaginativas, más alegres, más optimistas, más emprendedoras, más cooperativas, más seguras de si mismas, más flexibles, más creativas, más juguetonas y más felices. Nosotras también tenemos algunas de esas cualidades, pero, la adultez que nos ha hecho más grandes para unas cosas, nos va haciendo más pequeños en otras.

Niños y niñas están construyendo una identidad sexual propia, a partir del autoconocimiento y de las relaciones con otros, una identidad que en parte viene determinada por el sexo biológico (cerebral) y en parte se desarrolla por diferenciación respecto al otro sexuado. Niñas y niños tienen sexualidad, su sexualidad, propia y única, conformada por todas las vivencias relacionadas con los afectos y la erótica infantil, con la identidad sexual y los roles sexuales… entre más cosas. La sexualidad infantil es un pilar que marca el desarrollo de su personalidad, su autoestima y su afectividad.

Las niñas y los niños tienen también su propia erótica. ¿Cómo es la erótica infantil? Motivada por la sed de piel y por el apego característicos de los mamíferos, mediada por la curiosidad y por el juego. De los besos y caricias maternales, paternales y de otros miembros de la familia, surgen sensaciones corporales placenteras, del contacto físico del amamantamiento y de saciar la necesidad de alimento nacen el apego y el placer, de los afectos de quienes les quieren y cuidan nacen emociones y sentimientos amorosos. Cuidando, acariciando, respetando, atendiendo, valorando… al niño/a y entre ellos mismos, madres y padres, u otras figuras de apego, van plantando y regando semillitas de bienestar y bienquererse a una/o mismo/a (eso que más adelante servirá para poder también bienquerer a otrxs).

Los estímulos cotidianos que nutren su cuerpo y su alma de amor, forman parte de la erótica infantil que algún día cambiará hacia una erótica adulta, más genitalizada (habitualmente) y llena de significados. En la infancia, además de recibir estímulos con los que se aprende a ser amado/a y a amar, también se va aprendiendo a expresar la erótica de manera conductual, tanto a través de la autoestimulación como de juegos en el grupo de iguales del tipo “papás y mamás” o “jugar a los médicos”… Son juegos de imitación con los que aprehenden las cosas de los “mayores”, experiencias y aprendizajes sobre cuerpos, identidades, roles, límites y posibilidades… desde la curiosidad por el autoconocimiento y el conocimiento del otro sexuado y diverso, con picardía pero sin perversión, sin preocupaciones ni prejuicios. Por eso no sirve tratar de analizar sus vivencias y comportamientos desde nuestra mirada adulta.

Ser niña/o es tener un espíritu lúdico de quien vive el mundo como algo por descubrir y disfrutar….

Jugar (en la RAE)

    1. intr. Hacer algo con alegría y con el solo fin de entretenerse o divertirse
    2. intr. Travesear, retozar.

¿Y si fuéramos un poco más como esas personas pequeñas tan llenas de vida y con aún pocos prejuicios (los que van aprendiendo aún no están asentados) y valoráramos el espíritu travieso, lúdico, sin vergüenzas ni metas ni medidas, para nuestra erótica adulta?. 

Lxs niñxs tienen además recursos que lxs mayores vamos olvidando: para preocuparnos menos por la crisis, nos recomiendan “Besos abrazos y jugar más con ellos”, así nos lo cuentan en el artículo -10 razones por las que nunca deberíamos dejar de besarnos-

“Un reciente estudio del Instituto EOS analizó cómo los niños percibían la crisis. Mostró algo interesante: Esta fue la solución que dieron 9 de cada 10 niños para dejar de preocuparnos por la crisis… Está claro; los niños no conocen los estudios, pero saben perfectamente lo que les hace sentir bien. También lo saben quienes empiezan una relación. Lástima que se nos olvide tan pronto. Hagamos caso a la ciencia, pero sobre todo a los niños. ¡Ellos sí que saben!”

 *Ángela Kethor Soto Guerra. Psicóloga y Sexóloga. Vidassexuadas.com es un proyecto de divulgación, educación, asesoramiento y terapia. ¿Tienes alguna propuesta? Puedes escribirme al mail angelakethor.sexologa@gmail.com. ¿Tienes alguna consulta que realizar online o presencial? Aquí te cuento cómo podemos contactar.

beso--infantil-vidassexuadaslustración chulísima de La pirinola

Fotografía niños besándose en la playa extraída de una web de wallpapers

VidasSexuadas.com es una proyecto de Educación, Asesoramiento y Terapia

¿Quieres resolver dudas íntimas?
¿Tenéis dificultades de pareja?
¿Quieres mejorar tu vida sexual?

Atención Terapéutica. Consulta de Psicología, Sexología y Parejas en Oviedo, Gijón y Online, donde realizamos Psicoterapia, Terapia sexual y Terapia de pareja.

Educación y Formación. Conoce nuestra Oferta Formativa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: