Disney y el Porno mainstream como agentes de socialización sexual

expectativasCon esta genial viñeta que circula por la red me planteo cuál es la magnitud de la influencia de Disney y el porno «mainstream» en nuestras vivencias sexuales, las vivencias personales y relacionales entre los sexos (afectivas, eróticas…), cuál es su poder como agentes de socialización y sexuación psicosocial.

¿Hasta qué punto están nuestros ideales sobre el amor y nuestras expectativas de las relaciones de pareja condicionadas por las historias románticas, heteronormativas y heterosexistas, monógamas, «hasta que las muerte nos separe y felices por siempre», del cine Disney?

¿Hasta qué punto las relaciones eróticas artificiosas del porno mainstream, no sólo sirven para excitar, disfrutar y conocer nuevas prácticas y juegos eróticos, sino que también educan en un modelo de relaciones que reduce la erótica y amatoria a cuerpos genitalizados, placeres insaciables, durezas y tamaños, depilaciones y blanqueamientos, duraciones y eyaculaciones explosivas?

VidasSexuadas.com es una proyecto de Educación, Asesoramiento y Terapia

¿Quieres resolver dudas íntimas?
¿Tenéis dificultades de pareja?
¿Quieres mejorar tu vida sexual?

Atención Terapéutica. Consulta de Psicología, Sexología y Parejas en Oviedo, Gijón y Online, donde realizamos Psicoterapia, Terapia sexual y Terapia de pareja.

Educación y Formación. Conoce nuestra Oferta Formativa

Masturbación y Placer masculino

ricardo fumanal autoerotismo masculino 1ricardo fumanal autoerotismo masculino 2ricardo fumanal autoerotismo masculino 3

LA MASTURBACIÓN: DE LA PERVERSIÓN CULPABLE A LA PECULIARIDAD CULTIVABLE

Hasta mediados del SXX la masturbación fue considerada una «parafilia», concepto psiquiátrico que proviene del griego παρά, pará: ‘al margen de’, y φιλία, filía: ‘amor’, y cuyo significado (psiquiátrico) es: comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra actividad erótica… Es decir, todo aquello que no fuera penetración vaginal.

El psiquiatra Richard Von Krafft-Ebing, fue quién en su libro «Psychopathia Sexualis» (1886) dio entidad psiquiátrica a la idea de que las parafilias como perversiones, desde fundamentos básicamente morales y religiosos (como las ideas de Santo Tomas de Aquino) que determinaban lo que era «contra-natura», según un órden sexual normativo: reproductivo, heterosexual, coitocéntrico, genital. La parafilia principal que servía de base a todas las demás según Krafft-Ebbing, era la masturbación. Había sido el médico Samuel Tissot con su libro “Onanismo” (1760)  el divulgador más influyente de los «terribles peligros» de la masturbación un siglo antes de Krafft-EbbingPracticamente todas estas ideas antisexo han sido refutadas a nivel científico, aunque es más difícil sacarlas del imaginario popular.

Havellock Ellis, el primer sexólogo de Occidente, fue quien por primera vez se dio cuenta de un hecho muy simple: la masturbación ha sido una práctica común y continua a lo largo de toda la historia,  y como Efigenio Amezúa nos relata en el artículo «Trágicas leyendas sobre la masturbación».

«El fenómeno humano de la masturbación ha sido literalmente deshecho, ensuciado, destrozado hasta el punto que muchas personas viven hoy este hecho humano normal y simple con todo este terror de siglos encima» (Efigenio Amezúa)

El concepto de parafilia ha ido perdiendo sentido al tiempo que el sexo (el hecho sexual humano) ha ido tomado fuerza como valor positivo, desde el nacimiento de la sexología a finales del SXIX-comienzos del SXX. A mediados del siglo XX, la masturbación y la estimulación bucogenital (sexo oral) dejaron de ser vistas como parafilias… habían sido prácticas perversas primero y prácticas patológicas después… A partir de a la revolución sexual y al movimiento antipsiquiátrico (años 60’s), entre otros cambios socioculturales, se deja de considerar perverso todo acto erótico que no sea la cópula, y se entiende que los conceptos de normalidad-anormalidad son culturales y subjetivos. En el DSM-V ( última edición, dic 2013) algo así como la biblia para psiquiatras y algunos psicólogos y sexólogos, ¡¡por fin!! han eliminado las parafilias, solo incluyen transtornos parafílicos cuando no hay consenso o la vivencia ocasiona sufrimiento al sujeto o a otros.

En la era de las peculiaridades eróticas, todas aquellas manifestaciones eróticas que se han distanciado del modelo/ norma sexual imperante en nuestra cultura en un momento determinado, tienen espacio y valor propio.

SOMOS ERÓGENOS, SOMOS ERÓTICOS

Masturbarse no es ni bueno ni malo per sé. Autoerotizarse estimulando los genitales y otras zonas especialmente sensibles y excitantes del cuerpo (cada uno las suyas) no es que sea bueno malo o bueno. Es lo que a tí resulte, como tú lo vivas, según lo que busques, lo que te haga sentirte (y sensarte) bien. Si la masturbación te es placentera y te hace sentir bien contigo mismo/a pues será algo bueno para tí. Si masturbarse no te hace sentir bien contigo mismo/a y lo vives con angustia o preocupación, no será beneficioso en la misma medida que si lo vives con tranquilidad, integrado sin culpa en tu sexualidad, como algo placentero y satisfactorio. Respetemos todas las opciones, todas las necesidades, todos los valores, y todas las vivencias…

La masturbación suele ser uno de los primeros acercamientos al erotismo. A través de esta forma de autoestimulación, uno/a se conoce, explora, descubre y experimenta los diferentes niveles del placer erótico: sensaciones, excitaciones y orgasmos, quedándose relajado y satisfecho, si no hay pensamientos o emociones que interfieran en esas sensaciones, excitaciones y orgasmos.

Conocerse, aceptarse y amarse a uno/a mismo/a es básico para poder disfrutarse, compartirse con otros/as y estar satisfecho con nuestra sexualidad y nuestra erótica. Si la masturbación es vivida sin culpa y con placer, puede ayudar a que la vivencia erótico-amatoria en otras situacuiones eróticas y con otras prácticas eróticas, en pareja (ya sea pareja de una noche o pareja formal), o en encuentros eróticos con mayor número de personas, sean encuentros más fácilmente satisfactorios, gracias al autococimiento de la fisiología y la anatomía de la Respuesta Orgásmica Humana (o Respuesta Sexual Humana como llamaron Másters y Johnson), gracias al conocimiento de las propias zonas erógenas, al descubrimiento y cultivo de las propias maneras de autoerotizarse.

MASTURBACIÓN: ¿AUTOESTIMULACIÓN GENITAL O CORPORAL?

¿Cuántas formas de masturbación masculina hay? ¿De cuántas maneras pueden un chico autoerotizarse estimulando sus genitales y otras zonas erógenas? En este enlace tienes «25 formas de masturbación masculina». *Aviso: enlace con gifs genitalmente explícitos. +18. Si no te gusta, no entres. Si quieres aprender o disfrutar, adelante!

Aunque estos gifs «ejemplos» de autoestimulación exclusivamente genital, el visualizar diferentes maneras de masturbarse puede ayudar a un mayor autoconociento de las posibilidades del cuerpo y de los gustos individuales, así como a ampliar el imaginario erótico. Pero, ¿Sólo hay 25 maneras de masturbarse? No, cada chico lo hace a su(s) manera(s). 😉

Otras maneras de autoestimularse consisten en acariciar otras zonas del cuerpo con capacidad erógena, tanto por su cantidad de terminaciones nerviosas como por su simbolismo erótico totalmente subjetivo y biográfico. Es el caso de los pezones, que tienen capacidad erógena y erotizante tanto para el propio sujeto como para la /el compañera/o de encuentros, a pesar de que durante mucho tiempo se ha negado cualquier tipo de función a los pezones, porque se remitía a su interés reproductivo y «evolutivamente» adaptativo.

Una idea muy extendida es que el clítoris es el único órgano del cuerpo humano cuya función es exclusivamente dar placer erótico. Es una afirmación errónea.

  • En la mujer, el clítoris es el único órgano del cuerpo femenino con una única función, exclusivamente erotizante y orgásmica.
  • En el hombre, los pezones son el único órgano del cuerpo masculino cuya única función es erótica, erógena. 
  • En los genitales, el pene y la vagina tienen además finalidad reproductiva. Y en ambos cuerpos sexuados, el resto de zonas erógenas tienen además otras funciones.

La diferencia entre ambos órganos, clítoris y pezones masculinos, es que la estimulación del clítoris es fuente de sensaciones excitatorias y su estimulación directa e indirecta lleva al orgasmo a un 50-80% de mujeres que orgasman, mientras que la estimulación de los pezones es erotizante y excitante para muchos hombres, pero desconozco que porcentaje de hombres pueden llegar al orgasmo con su estimulación como fuente primaria de estímulo, aunque presupongo que es un porcentaje muy pequeño.

La capacidad erógena y orgásmica no depende solo de lo anatómico y lo fisiológico, sino del significado personal y social atribuído a las diferentes zonas del cuerpo y a las diferentes vías de estímulo. En el caso de hombres con diversidad funcional física que afecta a la sensibilidad genital, la experimentación y reeducación de la piel puede ayudar a desarrollar la capacidad erógena y orgásmica de zonas del cuerpo que para el resto suelen pasar desapercibidas. ¡Todo el cuerpo es potencialmente erógeno!

Otra zona a reivindicar por sus posibilidades lúdicas y lúbricas es la zona anal masculina, sin importar la orientación sexual del chico, pues no hay prácticas homosexuales o heterosexuales. La estimulación del perineo, del ano y de la próstata puede resultar muy placentera, ya sea por medio de caricias manuales, masajes, caricias bucales, objetos… Sobre ésto nos hablan en este artículo «Los placeres prohibidos», donde hay un par de vídeos-joya, ¡uno de ellos de los años 20 del siglo pasado!

«No es un secreto que estos órganos son tabú para muchos hombres. Desde luego, el colectivo gay lleva ventaja en cuanto a las posibilidades que ofrecen, respecto a los hombres heterosexuales, que tienen mucho miedo de que les exploren esas partes por cuestiones físicas (miedo al dolor) o psicológicas (pérdida de la hombría). Dejando eso a un lado, la cuestión es que la estimulación anal y prostática puede ser muy placentera para algunos y a otros puede no gustarles, como todo. Por tanto tampoco hay que emperrarse en hacerlo si a nuestra pareja no le complace»

(párrafo estraído del artículo «Los placeres prohibidos»)

EL ORGASMO MASCULINO

El interesantísimo documental El orgasmo de él trata sobre el orgasmo masculino, lo que implica abordar deseos, cuerpos, prácticas, placeres y dificultades. Varios profesionales expertos en sexología, psicología, medicina, y varios hombres a título personal, nos acercan a la fisiología de la eyaculación y a las experiencias subjetivas, nos hablan de las primeras veces, de las formas de estimularse y las diferentes vías para alcanzar un orgasmo, entre ellas la estimulación de la próstata, de las dificultades en la eyaculación y la “pérdida” del orgasmo en eyaculaciones más rápidas de lo deseado, de las posibilidades de un erotismo corporalizado y un erotismo genitalizado, de la reeducación de la piel para un mayor placer… y mucho más.

VidasSexuadas.com es una proyecto de Educación, Asesoramiento y Terapia

¿Quieres resolver dudas íntimas?
¿Tenéis dificultades de pareja?
¿Quieres mejorar tu vida sexual?

Atención Terapéutica. Consulta de Psicología, Sexología y Parejas en Oviedo, Gijón y Online, donde realizamos Psicoterapia, Terapia sexual y Terapia de pareja.

Educación y Formación. Conoce nuestra Oferta Formativa

 

Ilustracciones de cabecera de Ricardo Fumanal

VidasSexuadas.com es una proyecto de Divulgación, Educación sexual, Asesoramiento online y Terapia

Psicoterapia y Sexterapia en Gijón, Oviedo, a domicilio y online

¿Quieres resolver dudas íntimas?
¿Tenéis dificultades de pareja?
¿Quieres mejorar tu vida sexual?
Puedes acudir a mi consulta de Psicología y Sexología en Gijón, donde realizo Terapia sexual y Terapia de pareja. También realizo consultas de Psicología y Sexología a domicilio en Oviedo. Y puedes realizar tu consulta online.

Entra en Consultas (click aquí) y te cuento cómo puedo ayudarte.

Entra en Educación y Formación (click aquí) para conocer nuestra oferta de cursos, charlas, talleres…

Autoerotismo femenino… Conocerse, Aceptarse, Disfrutarse

love-the-body-you`re-in-vidassexuadasLa vivencia en positivo del propio cuerpo sexuado es un punto clave del autoconcepto y la autoestima como mujer. Cuánto queramos nuestro cuerpo, cuánto lo conozcamos, lo estimemos, le cuidemos, le prestemos atenciones y cuidados… cuánto nos atrevamos a descubrirlo, a sensarlo (de sensaciones) , a sentirlo (de sentimientos), a perdernos por sensaciones y explosiones placenteras…

Conocerse es el primer paso para aceptarse… y estos son requisitos previos a expresarse y disfrutar. Cómo lograr un desempeño placentero y satisfactorio tanto en situaciones de autoestimulación erótica como en encuentros  compartidos es algo que cada una y cada uno vamos aprendiendo con la práctica. Nadie nace aprendido. El amar es un arte, todas y todos podemos llegar a ser grandes amantes. Y ese amor lo podemos expresar de muchas maneras tanto afectivas como carnales. Para saber amar al otro/a primero hay que amarse a una/o misma/o. Amando nuestra mente y recreándonos en las emociones y sentimientos positivos que nacen y crecen del contacto intra e interpersonal, amando nuestro cuerpo y abriéndonos a las sensaciones que nos brinda.

Las mujeres hemos sido tratadas como seres sin alma durante siglos, también hemos sido socialmente no-sujetos. Eróticamente éramos objetos para el uso y disfrute masculino, durante la mayor parte de la historia de la humanidad. Tenemos un camino muy largo que recorrer todavía en cuánto a nuestra cualidad erótico-amatoria. El modelo de relación amatoria ha sido y aún es centrado en genitales, en cópulas y en orgasmos. Haciendo un apunte socioantropológico sexual diríamos que el interés reproductivo y masculinista que antes marcaba las relaciones eróticas heterosexuales, sigue presente cuando la erótica se circunscribe a penetración vaginal y contactos genitales.

Nuestro cuerpo muchas veces nos pide más que eso, nos pide otro tipo de contactos que se suelen minosvalorar como preliminares… preliminares suena a lo anterior a una meta, la penetración, o el orgasmo, o ambos. A veces los árboles no nos dejan ver el bosque.

Sabemos que la erótica femenina habitualmente tiene más de afectividad y disfrute sensorial en amplitud que habitualmente la erótica masculina. Y esto choca con la realidad de los contactos eróticos, donde hay un modelo instaurado que se ha camuflado de libertador e igualitario. Antes no podíamos disfrutar porque eso solo lo hacían las putas y cortesanas, ahora tenemos que disfrutar, tenemos que llegar al orgasmo, tenemos que corrernos a chorros… sino es que algo anda mal. El caso es dar siempre una norma en la que tengamos que encajar. Las normas, tantos las que prohiben y estigmatizan como las que establecen un placer obligatorio, nos hacen prisioneras de lo que marcan otros. 

Para muchas personas ni el orgasmo es la única vía para la satisfacción y el disfrute, ni la penetración es la única forma de hacer el amor, ni los genitales son los únicos órganos capaces de darnos sensaciones placenteras y excitantes.

El cuerpo es como un gran mapa donde cada una y cada uno podemos ir dibujando nuestra personal geografía del placer. El placer es de quién se lo trabaja, de quién se deja llevar, de quién pierde miedos y tabúes, de quién confía en sus sentidos y los abre al mundo. A veces cuesta innovar y atreverse a probar cosas nuevas, pero solo quienes lo hacen son capaces de cultivar su propia erótica, sus propios deseos, gustos, apetencias, sus propias peculiaridades y sus propios límites.

Somos seres sociales y sexuados. Somos todas y todos diferentes, variados y estamos hechos para vivir y ser felices. Estamos hechos para convivir, compartir, congeniar, comunicar.. sólo tenemos que ser capaces de quitarnos máscaras, prejuicios, mitos, obligaciones y prohibiciones… y detrás de ese velo a veces opaco, podremos ser más libres.

masturbacion-vidassexuadas

Pic de The Boudoir Bible

VidasSexuadas.com es una proyecto de Educación, Asesoramiento y Terapia

¿Quieres resolver dudas íntimas?
¿Tenéis dificultades de pareja?
¿Quieres mejorar tu vida sexual?

Atención Terapéutica. Consulta de Psicología, Sexología y Parejas en Oviedo, Gijón y Online, donde realizamos Psicoterapia, Terapia sexual y Terapia de pareja.

Educación y Formación. Conoce nuestra Oferta Formativa

Una consulta habitual sobre el orgasmo femenino

orgasmo-femenino-vidassexuadas (Ritratto di un orgasmo, por Pietro Pesce)

Desde la sexología podemos ayudar a mejorar la satisfacción erótico-amatoria individual y en pareja, una las formas en que podemos hacerlo, es rompiendo mitos y creencias erróneas sobre el orgasmo femenino, motivo habitual de consulta en asesoramiento y terapia. Como es el caso de esta consulta:

Querida asesora, tengo 19 años y quería plantearte una duda sobre mi situación. Practico sexo desde los 13 años y desde esa edad he tenido 3 relaciones estables, con apenas transición entre ellas. Podría decirse que soy una romántica empedernida. Pero nunca he tenido un orgasmo practicando sexo vaginal, sin embargo sí practicando sexo oral.¿A qué podría deberse este «problema»? ¿Existe alguna forma de solucionarlo? Gracias

———

Hola X,
Nos comentas que mantienes encuentros eróticos desde hace unos años y que no llegas al orgasmo a través de penetraciones vaginales pero si con caricias bucogenitales. Y ésto que quizás te parezca tan peculiar no lo es tanto 😉

Cada persona, mujeres y hombres somos seres sexuados, únicos y diferentes; con una sexualidad propia y subjetiva; con una erótica peculiar, formada por deseos, gustos, emociones, fantasías.. ; con nuestra propia forma de hacer en la amatoria; y con nuestras maneras de relacionarnos en pareja. Somos todos diferentes, y esta diversidad supone una gran fuente de riqueza. ¿Te imaginas si todos/as fuésemos iguales… con los mismos gustos, cuerpos iguales, mismos deseos, mismas formas de besar o acariciar… mismas ideas? ¡Qué aburrido sería! Y qué poco podríamos aprender de los otros/as…

El terreno de la erótica y la amatoria, que como te decía, tiene que ver con los deseos, gustos, sensaciones, placeres, preferencias, atracciones, imaginario, juegos, prácticas…  es un terreno íntimo y personal que vamos desarrollando a lo largo de toda nuestra biografía. Si usamos una metáfora, sería como si fuéramos metiendo en una “mochila” de lo erótico, todas aquellas cosas que nos hacen sentir bien: nuestros deseos y gustos, las zonas del cuerpo del otro que nos erotizan más y las zonas del propio cuerpo cuya estimulación más nos hace disfrutar, los ritmos y maneras de contacto piel a piel que nos producen placer, los juegos y prácticas con los que se disfruta, las sensaciones y excitaciones y cómo disfrutarlas, los orgasmos y cómo llegamos a ellos, con qué fantaseamos… Es decir, vamos conociendo qué es erótico, qué nos es indiferente y qué no nos gusta nada. Cuando se está en pareja, esa lista de cosas que sabemos sobre nosotros/as mismos/as se une a la lista de cosas que vamos conociendo del otro u otra, bien porque nos lo cuente directamente, bien porque lo vamos viviendo en nuestras experiencias amatorias en común, etc.

Los orgasmos, fisiológicamente son una descarga de energía consecuencia de llegar al punto más alto de excitación acumulada, pero desde el punto de vista de la vivencia son una experiencia subjetiva. Así, podemos decir que orgasmo y placer no son lo mismo, puesto que puede haber un encuentro placentero, satisfactorio, sin haber tenido orgasmo, y a la inversa, puede que se llegue al orgasmo y sin embargo nuestra vivencia sea de ni fú ni fá. ¿Puedes recordar o imaginar un encuentro erótico en el que hayas disfrutado pero no hayas llegado al orgasmo? ¿Y un encuentro en el que habiendo tenido un orgasmo, no te haya resultado tan satisfactorio?

En el disfrute de las sensaciones, de las excitaciones y también de los orgasmos, entran en juego tanto el cuerpo (los cuerpos que se encuentran y se comparten) y la mente (las mentes con sus deseos, sus búsquedas, sus emociones, sus temores, sus preocupaciones…).

La piel es el órgano más grande del cuerpo, y tanto el tacto como los demás sentidos pueden ser una gran fuente de sensaciones placenteras. Si “dibujamos” nuestra piel como un “mapa del placer”, podemos recorrer el cuerpo como aventureros, disfrutando de las sensaciones, excitaciones y demás placeres. Pero si se vive el orgasmo como una meta, un objetivo a alcanzar durante los encuentros eróticos “si o si”… entonces corremos el riesgo de dejar de disfrutar las sensaciones y excitaciones del momento obnubilados/as por querer llegar al orgasmo. Estos es porque tanto las excitaciones como los orgasmos son algo involuntario, es decir, son una consecuencia del disfrute, no vienen cuando se les llama sino cuando nos dejamos llevar.

Se dice a veces que la mujer puede tener dos tipos de orgasmo, el vaginal y el clitoriano, sin embargo orgasmo solo hay uno, y éste tiene origen en un centro medular que recibe mensajes durante la fase de excitación y responde creando contracciones en los músculos pélvicos y genitales que se expanden al resto del cuerpo. Cada persona tiene vías de estimulación por las que le es más fácil llegar al orgasmo, pero eso no hace que sean diferentes tipos de orgasmo.

Estas vías de estimulación erótica se pueden concretar en dos: las conductas y las fantasías, y por supuesto cada una de esas vías tiene posibilidades infinitas, que cada persona va descubriendo y cultivando en sus experiencias en solitario o con compañeros/as de juegos.

La satisfacción no depende tanto del qué o cómo se hace algo, sino de cómo cada persona valore su propia erótica y su amatoria. Hay un factor que suele ser clave para que las vivencias sean satisfactorias: la coherencia
-La coherencia entre lo que se desea hacer y lo que finalmente se realiza,
-La coherencia entre esos deseos eróticos y los valores o creencias morales-religiosas.
Si en los encuentros erótico amatorios se hace lo que se desea y que además se valora como positivo para uno/a mismo/a es cuando la experiencia puede ser realmente satisfactoria. Sin embargo, cuando algo nos gusta, nos hace sentir bien y lo deseamos, pero al analizarlo o pensar sobre ello nos sentimos mal porque quizás no sea cómo ciertas «normas» sociales-morales establezcan, entonces la experiencia subjetiva puede que no sea tan satisfactoria.

Es cierto que hay una jerarquía socio-moral-médica en cuanto a los deseos, las prácticas y los placeres… según la cual algunos son normales o sanos y otros son anormales o patológicos. Pero estas clasificaciones solo atienden a criterios reduccionistas y patologizadores de la realidad humana, diversa y rica, producto de las infinita variedad sexuada.

El hecho de que durante mucho tiempo se haya hablado (y se hable) de la penetración vaginal como la práctica más placentera o aquella con la que se ha de llegar al orgasmo, tiene que ver con cuestiones morales, culturales y reproductivas, pero no con la realidad de los disfrutes de las mujeres. De hecho, una gran parte de las mujeres llegan al orgasmo con la estimulación del clítoris, y otra parte (parece que estadísticamente menor)  llega con la estimulación vaginal.

clitoris-interno-vidassexuadas.(Ilustración de Bicharrraca)

¿Sabías que el clítoris en realidad es así?
Estamos acostumbradxs a ver una pequeña parte (el glande y el capuchón), que es la parte externa que se encuentra en la vulva o genitales externos femeninos. Por dentro, hay mucho más. Por esta (y por más razones) de «especie de pene en miniatura», nada de nada. Puedes ver como la parte externa, el capuchón y el glande, es solo un 10% de este. Con sus 8000 terminaciones nerviosas, el clítoris es un órgano con una sola y gran función:dar placer. En la mujer, el clítoris es el único órgano con una única función, exclusivamente erotizante y orgásmica. En el caso del hombre, también hay un órgano con una función exclusivamente erógena, los pezones. La vagina y el pene tienen además finalidad reproductiva. Y en ambos cuerpos sexuados, el resto de zonas erógenas tienen además otras funciones.

Su tamaño aumenta cuando estamos excitadas, es un órgano sensible a estimulaciones, es erectil, y es, frecuentemente, su estimulación la que desencadena el reflejo orgásmico en la mayoría de las chicas. Esta estimulación puede ser de muchas maneras: directamente, estimulando la parte externa y visible en la vulva, e indirectamente, estimulando las partes internas e invisibles a través de la vagina.

Podemos plantearnos maneras de combinar ambas estimulaciones, vaginal y vulvar (la vulva son los genitales externos de la vagina, en ella se encuentra el clítoris). Podemos también pensar en estimular otras zonas del cuerpo mientras se estimulan los genitales o sin que estos participen. Y animarnos a descubrir diferentes caricias en las partes del cuerpo que más erotizan.

Todas nuestras experiencias eróticas, tanto las que vivimos en solitario como en compañía de un compañero/a de juegos, todas pueden ser enriquecedoras. La variedad de zonas que podemos estimular y cómo hacerlo, así como la diversidad de partes del cuerpo en que podemos ser estimulados y las maneras de hacerlo, solo dependen de cada uno/a, de los dos, de cuán aventurero/a se sea y cuánto dejemos volar nuestros deseos e imaginación. Eso deja un infinito campo de actuación. 😉 octavio-paz-vidassexuadas(Ilustración de Henry Cartier-Breson)

VidasSexuadas.com es una proyecto de Educación, Asesoramiento y Terapia

¿Quieres resolver dudas íntimas?
¿Tenéis dificultades de pareja?
¿Quieres mejorar tu vida sexual?

Atención Terapéutica. Consulta de Psicología, Sexología y Parejas en Oviedo, Gijón y Online, donde realizamos Psicoterapia, Terapia sexual y Terapia de pareja.

Educación y Formación. Conoce nuestra Oferta Formativa

A %d blogueros les gusta esto: